Volver al Menú

ORACIÓN PARA EL MES DE OCTUBRE - UNCIÓN DE ENFERMOS

Para el mes de Octubre

 

INTRODUCCIÓN

Hace un mes que comenzamos un nuevo curso. Nos quedan ocho meses llenos de proyectos, de esperanzas, de trabajos, preocupaciones.... Es buen momento paraplantearnos nuestra misión, nuestra vocación, nuestro ser en el mundo.

Ante nosotros hay un mundo inmenso, lleno de vida y de muerte, de luces y de sombras, de trigo y de cizaña. Depende mucho de cómo miremos ese mundo, con qué ojos, con qué sensibilidad, con qué intereses, para que nos comprometamos por el, en él y con él.

Hoy, en este rato de oración, vamos a pedir al Señor que nos enseñe a mirar el mundo como lo mira Él.

 

Canto: El mirar de Dios es amor (Canon)

 

Lector 1.

 

El mirar de Dios es amor. La espiritualidad cristiana consiste principalmente en ver la vida y el mundo como Jesús. Valorar la vida comoÉl y comprometernos como Él se comprometió.

Todo comienza con ver, con curarnos de la ceguera y mirar la vida, la realidad. Según miremos la vida, así nos situamos, reaccionamos y nos comprometemos.

Tenemos el riesgo de mirar con indiferencia, o con una mirada moralizante, o con unos ojos ideologizados.....

Yes que ese mirar la vida al estilo de Dios es una gracia. Ese descubrir los signos del Reino en la vida,descubrir las maravillas de Dios en la misma, es un don.

Para nosotros la referencia es la bondad y misericordia con que mira Dios.

 

Lector 2.

(Se presenta la bola del mundo y una vela)

El símbolo de la bola del mundo, nos puede ayudar a interrogarnos sobre nuestra manera de mirar.

Vamos a comenzar con una mirada positiva. Como la mirada de Dios después de la creación.

Escuchemos la narración del Génesis:

 

Entonces dijo Dios: Hagamos a los hombres a nuestra imagen, según nuestra semejanza, para que dominen sobre los peces del mar, las aves del cielo, los ganados, las bestias salvajes y los reptiles de la tierra.

Y creó Dios a los hombres a su imagen, a imagen de Dios los creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios diciéndoles:

Creced y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla; dominad sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que se mueven por la tierra.

Y añadió:

Os entrego todas las plantas que existen sobre la tierra y tienen semilla para sembrar; y todos los árboles que producen fruto con semilla dentro os servirán de alimento; y a todos los animales de campo, las aves del cielo y todos los seres vivos que se mueven por la tierra les doy como alimento toda clase de hierba verde.

Y así fue. Vio entonces Dios todo lo que había hecho y todo le pareció bien.

 

Lector 1

 Dios mira y se admira.Ya desde el inicio de la historia humana, Dios no sólo se limita a crear el mundo, el hombre y la mujer, sino que mira y se admira de su obra: “Después de crear todas las cosas, vio Dios lo que había creado y todo le pareció bien”.

¿Qué muestras de bondad, de amor, de solidaridad, de sencillez, de perdón, de fraternidad soy capaz de descubrir en la vida diaria, a mi alrededor y lejos de mi?

¿Qué buenas noticias resaltaría si tuviese que hacer un telediario o la primera página de un periódico?

Señor, enséñanos a mirar elmundo y la vida con tu mirada positiva, esperanzadora, transformadora.

 

Silencio meditativo – Música

 

Canto

EN MEDIO DEL MUNDO,

EL SOPLO DEL ESPIRITU

HACE RESONAR LA BUENA NOTICIA.

EN MEDIO DEL MUNDO

EL SOPLO DEL ESPÍRITU

HACE RENACER NUESTRA ESPERANZA.

 

Mirad: los pobres son felices,

son los primeros en el Reino de Dios.

Mirad: los que trabajan por la paz,

ellos derriban las fronteras.

Mirad: los limpios de corazón,

ellos encuentran a Dios en todo

Lector 2

Muchos hombres y mujeres, a lo largo de la historia, han aprendido a mirar con los ojos de Dios. Tomemos como signo a Moisés.

Moisés había crecido "lejos" de su pueblo. Se había desclasado. Pero conservaba en su interior una cierta preocupación por la suerte de los suyos. "Cuando ya fue mayor, fue a visitar a sus hermanos y comprobó su penosos trabajos y vio como un egipcio maltrataba a un hebreo..." (Ex 2, 11). Reaccionó solidariamente, pero se dejó llevar por el miedo y huyó (Ex 2, 15). Un cierto día, estando él huido Dios se le presenta en la zarza que ardía y no se consumía y ahí se produjo un curioso y extraordinario encuentro... Moisés se acercó a la zarza y Dios le invita a descalzarse porque pisaba tierra sagrada. Moisés entonces se cubrió el rostro con la mano, "porque temía ver Dios" (Ex 3, 1-6)..

Lector 1

 

Moisés descubrió en el corazón de Dios al pueblo oprimido -y es que Dios ya había bajado y había visto a sus hijos maltratados y los colocó más dentro de su corazón-.

 

En esta contemplación Moisés descubre a Dios y al pueblo que sufría. Además escucha la voz de Dios que lo envía a sacar a su pueblo de la esclavitud.

Y Moisés, desde su nueva identidad -ya no es el huidizo, sino nueva criatura- ya no teme ver a Dios, ya no huye más de su pueblo. Dios le ha prometido "ver su gloria" (Ex 33, 19).

A esto nos conduce la atención y contemplación de la vida desde la Palabra de Dios, desde Dios. Y a esto conlleva la contemplación de Dios desde la realidad y la vida.

 

Desde entonces, nos dice la Biblia que Moisés hablaba con Dios "como un amigo habla con otro amigo" (Ex 33, 11)

 

1. Su claridad nunca es oscurecida

y sé que toda luz de ella es venida,

aunque es de noche.

 

2. Aquesta eterna fuente está escondida

en este vivo panpor darnos vida,

aunque es de noche.

 

3. Aquesta viva fuente que deseo,

en este pan de vida yo la veo

aunque es de noche.

 

Silencio – música

 

Lector 2

 

“Tanto amó Dios al mundo que envió a su propio hijo para que todo el que cree en él no perezca, sino que tenga vida eterna” (Jn 3,16)

Quien aprendió de verdad a mirar como mira Dios fue Jesús. El es para nosotros el único maestro, el verdadero experto en mirar al mundo.

Hay un rasgo especialmente significativo de la mirada de Jesús y de cómo se acerca a la realidad y a las situaciones que viven las personas.

Los evangelios nos subrayan la compasión con que Jesús mira a las personas y acontecimientos.

 

Lector 1

 

 

"Jesús, compadecido de él, extendió su mano, lo tocó y quedó limpio" (Mc 1, 40).

 

 

"Al verla el Señor, tuvo compasión de ella y le dijo: "No llores" (Lc 7, 13‑14).

 

 

"Al oírle gritar, Jesús se detuvo y dijo: llamadlo. Después Jesús le dijo: ¿Qué quieres que haga por ti? (Mc 10, 47).

 

 

"Sintió compasión de ella, porque estaban cansadosy abatidos como ovejas sin pastor" (Mt 9, 36).

 

 

“Dejad que los niños vengan a mí; no se lo impidáis, porque de los que son como ellos es el reino de Dios. Y tomándolos en brazos, los bendecía, imponiéndoles las manos” (Mc 10,14-16).

 

Silencio – música

Lector 2

 

El Señor ha puesto el mundo en nuestras manos. Nos pide que lo amemos. Depende de cómo nos situemos ante él, de cómo lo miremos, para que crezca nuestro amor y nuestro compromiso.

Ahora pasaremos la bola del mundo de mano en mano. Quien quiera, cuando tenga el mundo en sus manos puede expresar su oración en voz alta.

 

Oración participada

 

Padre nuestro de la paz (todos juntos)

 

PADRE, que miras por igual a todos tus hijos e hijas.

 

NUESTRO, de todos. De los 6.000 millones de personas que poblamos la tierra, sea cual sea nuestra edad, color o lugar de nacimiento.

 

QUE ESTAS EN EL CIELO, y en la tierra, en cada hombre y mujer, en los humildes y en los que sufren.

 

SANTIFICADO SEA TU NOMBRE y que nunca en tu nombre cometamos barbaridades, ni guerras, ni enfrentamientos.

 

VENGA A NOSOTROS TU REINO, el de la paz, el del amor, el de la justicia. Y aleja de nosotros los reinos de la tiranía, de la explotación, del consumo y el dinero.

 

HAGASE TU VOLUNTAD, siempre y en todas partes. En el cielo y en la tierra. Que tus deseos no sean obstaculizados por nuestros pecados.

 

DANOS NUESTRO PAN DE CADA DIA que está amasado con paz, con justicia, con amor. Aleja de nosotros el pan de la cizaña, que siembra envidia y división.

 

PERDONA NUESTRAS OFENSAS, no como nosotros perdonamos, sino como tú perdonas, sin dar lugar al odio o a rencor.

 

NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN de almacenar lo que nos diste, de acumular lo que otros necesitan, de mirar con recelo al de enfrente, de encerrarnos en nuestro egoísmo.

 

LIBRANOS DEL MAL, de las armas, del poder, de la sociedad de consumo, de la dureza de corazón.

Canto final:

NAZCA EN NOSOTROS LA ESPERANZA

EN EL CAMINO DE LA PAZ;

ABRE LOS OJOS DE TU PUEBLO,

TU LUZ, SEÑOR NOS SALVARÁ.

 

1. Si en nuestra noche no estás tú,

¿cómo esperar que llegue el alba?

Revélanos a nuestro Dios,

desde la pequeñez humana.

¡Alegre Estrella de la Paz,

en ti queremos esperar!

2. Ya llega el tiempo de soñar,

en el que trae la esperanza.

El odio pronto acabará,

serán arados las espadas.

¡Alegre Estrella de la Paz,

viendo tu Luz nos guiarás!

 

 

CELEBRACIÓN COMUNITARIA DE LA UNCIÓN DE ENFERMOS

 

ENTRADA

Bienvenidos todos a esta celebración tan especial para nuestra comunidad parroquial. Hoy todos nosotros queremos estar al lado de los enfermos, de los que sienten más las limitaciones humanas, el dolor, el paso y el desgaste de la vida. Nuestra comunidad se llena de gozo hoy, al celebrar este Sacramento de Fortaleza: la Santa Unción con nuestros hermanos mayores, delicados o enfermos…

Dios, que es Padre de bondad interviene como consuelo, como nueva vida, como resurrección, como esperanza y fortaleza.

Todo esto lo celebramos en el Sacramento de la Unción, el Sacramento con el que Jesucristo, por la imposición de las manos y la unción del óleo santo, se acerca a nosotros, con su fuerza que cura y que salva, para acompañarnos, para confortarnos, para llenarlos de vida.

Con esta alegría y esperanza comenzamos nuestra celebración.

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

LITURGIA DE LA UNCIÓN

La celebración de la Unción tiene lugar después de la homilía (y del silencio reflexivo que haya podido hacerse a continuación).


Presentación de los que van a recibir la Unción

Vamos a celebrar ahora el sacramento de la Unción, en el que nuestros hermanos recibirán, por la imposición de las manos y la unción con el óleo santo, la fuerza de Jesucristo, que cura y salva. Nuestros hermanos que van a recibir el sacramento de la Unción son los siguientes:

(Se leen los nombres de los que recibirán el sacramento).


Monición a la imposición de las manos

Ahora, el celebrante impondrá las manos a nuestros hermanos. Son gestos que provienen de Jesús. La imposición de las manos es el signo del don de Dios que desciende sobre nuestros hermanos: la gracia de Jesucristo resucitado, la fuerza del Espíritu Santo. Participemos, con nuestra oración.

Imposición de las manos

El celebrante pasa por todos los enfermos imponiendo individualmente las manos sobre cada uno de ellos. Mientras se canta una invocación al Espíritu Santo.

 

MONICIÓN A LA UNCIÓN CON EL OLEO

A continuación preparamos el óleo: Aceite perfumado, bendecido en la Misa Crismal del Jueves Santo por el Pastor de la Diócesis. Ahora el celebrante recita sobre el óleo una oración de acción de gracias y con él hará la unción a cada uno de los que están dispuestos a recibir este sacramento. La unción en la frente y en las manos es el signo de la presencia de Dios en ellos, para confortarlos y fortalecerlos en el cuerpo y en el espíritu.

La respuesta a cada una de las partes de la oración será: Bendito seas por siempre, Señor.

 

Acción de gracias sobre el óleo

Se coloca en lugar visible un recipiente digno, con el óleo.

Una vez colocado el recipiente, el celebrante dice la oración siguiente:

Alivia, Señor los dolores y la debilidad física de estos hijos tuyos aquienes ahora, llenos de fe vamos a ungir con el óleo santo. Haz que se sientan confortados en su debilidad y aliviados en sus enfermedades y sufrimientos. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Unción
El celebrante se dirige personalmente a cada enfermo y a continuación lo unge en la frente y en las manos diciendo:


Por esta santa Unción y por su bondadosa misericordia te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo, R/. Amén.

Para que, libre de tus pecados, te conceda la salvación y te conforte en tu debilidad. R/ Amén.

Entretanto se puede cantar algún canto, pero comenzándolo a partir de la segunda o tercera unción, de modo que la fórmula sacramental haya podido escucharse antes una o dos veces

Terminada la Unción, mientras el celebrante se lava las manos se hace la siguiente monición

Monición: Todos los que habéis recibido la Unción y los que os hemos acompañado, manifestamos el gozo que supone para toda la comunidad esta celebración cantando: Este es el día en que actuó el Señor….

Oración universal

ESCÚCHANOS, PADRE

1.-Señor, existen países donde los recursos sanitarios son muy precarios al extremo de que muchas personas mueren por falta de medicinas. Mueve los corazones de sus gobernantes, para que los medios sanitarios aumenten en cantidad y calidad.

ROGUEMOS AL SEÑOR

2.-Señor, sólo desde el amor y con tu amor, podemos acercarnos a los enfermos; ellos forman parte de tu luz. Que tu Espíritu abra nuestros labios con palabras de aliento y comprensión. ROGUEMOS AL SEÑOR


3.-Señor, ayuda a todos los enfermos a descubrir que estás a su lado y que tu fuerza alivia su dolor, y haz que encuentren en Ti el amor de un Padre verdadero.

ROGUEMOS AL SEÑOR


4.-Señor muéstranos el camino para que sepamos encontrarte en el más débil, en el pobre y el enfermo, y que no sigamos desorientados buscándote entre nuestras comodidades, sino que todas nuestras inquietudes se funden según tu espíritu. ROGUEMOS AL SEÑOR


5.-Señor, acompaña a todos nuestros hermanos y hermanas que en esta celebración de la Eucaristía de nuestra parroquia de San Basilio eL Grande, reciben el don de la fuerza del Espíritu Santo para que se sientan acompañados en su debilidad y en los momentos de decaimiento por la unción que hoy han recibido.

ROGUEMOS AL SEÑOR


6.-Señor, acoge en tu reino a todos nuestros hermanos difuntos. Acoge también a cuantos confiaron en ti y que ahora descansan en tu reino, confortados con tu protección eterna. ROGUEMOS AL SEÑOR

Te rogamos, Padre nuestro, que por la gracia del Espíritu Santo, confortes a estos hermanos nuestros, alivies sus dolores, perdones sus pecados, ahuyentes todo sufrimiento de su cuerpo y de su alma, y les devuelvas la salud espiritual y corporal, para que, restablecidos por tu misericordia, puedan incorporarse a los quehaceres de su vida.Por...



LITURGIA DE LA EUCARISTÍA


Si es posible, algunos de los que han recibido la Unción y del grupo de visitadores de los enfermos podrían llevar las ofrendas al altar.

CONCLUSIÓN

Después de la poscomunión se hace sentar a la gente y se hacen los siguientes signos:


a) Lectura de una oración dedicado a los enfermos

b)Explicación de los regalos para los enfermos y posteriormente entrega personal de los mimos entre el sacerdote y las visitadoras.

Bendición solemne


Pidamos ahora solemnemente la bendición de Dios. Podéis responder Amén a cada una de las invocaciones.

- Que Dios Padre os bendiga.

- Que el Hijo de Dios os conforte.

- Que el Espíritu Santo os ilumine.

- Que el Señor proteja vuestro cuerpo y salve vuestra alma.

- Que haga brillar su rostro sobre vosotros y os lleve a la vida eterna.

Y a todos vosotros, que estáis aquí presentes, os bendiga Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén.

Canto Final

Acabado el canto, se despide la ceremonia.