Volver al Menú

CELEBRACIÓN PENITENCIAL DE ADVIENTO (2)

 

CANTO

Solo: El perdón traerá la paz sobre la guerra

TODOS: LA ESPERANZA ACAMPA EN LA TIERRA.

Solo: Aquí germinará la salvación de Dios.

El perdón traerá la paz sobre la guerra.

TODOS: NUESTRO DIOS PERDONA A SU PUEBLO.

PUEBLO CREYENTE, PUEBLO DE HERMANOS,

LLEVA EL EVANGELIO Y LA PAZ DE DIOS.

MONITOR 1

Nos acercamos a la Navidad. El Señor rasga los cielos y acampa entre nosotros en forma de niño. Queremos disponer nuestro corazón y nuestras actitudes para que el nazca.

Pero todo quedará en palabras vacías si no damos frutos de arrepentimiento. La cuna del Niño-Dios es inseparable del lecho de quienes viven cobijados entre cartones, solitarios, abandonados, ocultos a nuestras miradas esquivas y a nuestros paso acelerado en cualquier calle o boca de metro.

El Dios que salva, quiere salvarnos con ellos, con los pobres, los hijos de la insolidaridad... por eso esta Navidad, en este año internacional de la erradicación de la pobreza, nos pide frutos de amor y de justicia.

CELEBRANTE

En el nombre del Padre..

Que la misericordia de Dios Padre, el amor entrañable de Cristo con los pecadores y al fuerza de su Espíritu estén con vosotros.

Nos disponemos a revisar nuestra vida cristiana y a acoger el perdón de Dios. El siempre toma la iniciativa y llama a la puerta de nuestros talentos, de nuestro lado bueno, ocultado por el pecado, para pedirnos la conversión.

Dirijamos a él nuestra oración.

Escúchanos, Señor, y sobre todo perdónanos. Aleja de tu mirada benévola nuestros pecados e infidelidades, nuestras codicias y sensualidades, nuestras cobardías y miserias. Concédenos el arrepentimiento verdadero y el regalo de tu misericordia.

MONITOR 1

Este capítulo de Isaías, casi un salmo, es parte de una liturgia penitencial judía. Se inicia con una denuncia de parte de Dios contra su pueblo, metido en el barro, continua con una sincera y descarnada confesión del pecado y termina con una promesa de perdón. Diosno se alejará de su pueblo; serán los pecados los que él alejará de su vista.

LECTOR 1

Isaías 59,1-2.9-14.20

El Señor está siempre dispuesto a salvar y su oído presto para escuchar. Son vuestras culpas las que han abierto un abismo entre vosotros y vuestro Dios; son vuestros pecados los que se han hecho que se oculte y no quiera escucharos.

Por eso la liberación está lejos y no nos llega la salvación; esperamos la luz y vienen las tinieblas, claridad y no salimos de lo oscuro. Palpamos las paredes como ciegos, andamos a tientas como los invidentes. Tropezamos en pleno día como si fuera de noche, rebosantes de salud estamos como muertos.

Gruñimos todos como osos, gemimos sin cesar como palomas; en vano esperamos la liberación, la salvación sigue lejos de nosotros.

Porque son muchos nuestros delitos contra tí y nuestros pecados atestiguan contra nosotros. Nos acompañan nuestros delitos y reconocemos nuestros pecados; hemos sido rebeldes e infieles al Señor, nos hemos apartado de nuestro Dios, hemos hablado de violencia y rebelión y hemos tramado engaños en nuestro interior.

Se ha desplazado el derecho y se ha arrinconado la justicia; la honradez tropieza en la plaza y lo honestidad no se la deja entrar.

Pero a Sión vendrá el liberador y rescatará en medio de Jacob a los que se conviertan de su rebeldía. Oráculo del Señor.

 

Salmo: SEÑOR DIOS NUESTRO, RESTÁURANOS. QUE BRILLE TU ROSTRO Y NOS SALVE.

Pastor de Israel, escucha, / tú que te sientas sobre querubines, resplandece. / Despierta tu poder y ven a salvarnos.

Dios de los ejércitos, vuélvete: / mira desde el cielo, fíjate, / ven a visitar tu viña, / la cepa que tu diestra plantó, / y que tú hiciste vigorosa.

Que tu mano proteja a tu escogido, / al hombre que tú fortaleciste. / No nos alejaremos de tí; / danos vida, para que invoquemos tu nombre.

MONITOR 1

¿Qué debemos hacer para convertirnos? Nada abstracto, inconcreto o difuso. El Bautista da unas orientaciones bien concretas de por dónde debe ir la conversión de cada cual.

CELEBRANTE

Evangelio Lc.3,10-18

En aquel tiempo, la gentese acercaba a Juan el bautista y le preguntaba:

Y les contestaba:

Vinieron también unos publicanos a bautizarse y le dijeron:

El les respondió:

También los soldados le preguntaban:

Juan les contestó:

El pueblo estaba a ala expectativa y todos se preguntaban si no sería Juan el Mesías. Entonces Juan les dijo:

Con estas y otras muchas exhortaciones anunciaba al pueblo la buena noticia.

EXAMEN

 

Cantamos: Ven, Señor, ven a salvarnos.

Ven, Señor, ven a salvarnos.

Ven, Señor, ven a salvarnos

MONITOR 1

Aunque debiéramos ser, Señor, los constructores de la paz, los paladines de la no violencia

Ven, Señor, ven a salvarnos.

MONITOR 2

Confesamos creer en un solo Dios, en Jesucristo como único Señor, en el Espíritu como el único que nos da la libertad. Y sin embargo:

Ven, Señor, ven a salvarnos.

Ven, Señor, ven a salvarnos.

MONITOR 1

Son muchos nuestros pecados, Señor, muchas las veces que caemos en ellos. Déjanos una vez más pedirte perdón:

Cantamos: Perdón, Señor, perdón.

Perdón, Señor, perdón.

Perdón, Señor, perdón.

Perdón, Señor, Perdón

CELEBRANTE

Aleja de tu mirada nuestros pecados, Señor, y que tu misericordia venga sobre nosotros como lo esperamos de tí. Por JCNS.

CONFESIONES

CELEBRANTE

En Navidad, dentro tan solo de 5 días, celebraremos al Dios-Niño que nace, le adoraremos y le besaremos. Pero ese Dios que viene nos recuerda que está presente en el que sufre, en el enfermo, en el preso, en el que pasa hambre, en el extranjero, en el que duerme entre cartones. Por eso no podemos preparar la cuna al Niño-Dios, sin luchar por la justicia, no podemos dar la bienvenida a Jesucristo, sin compartir con los pobres, no podemos celebrar la Navidad sin ser Buena Noticia para ellos.

La cuna donde pondremos al Niño-Dios está llena de papeles. Son noticias de la prensa diaria de miserias, de sufrimiento, de dolor y de pena. Vamos a ir pasando y cogeremos un papel, así limpiaremos la cuna...., Es el pesebre tristemente actual de los sin techo, de los pobres del mundo, de los mendigos, de los transeúntes. Para que no sea sólo un bonito gesto, al hacerlo pensaremos en nuestro compromiso concreto de compartir con ellos nuestros bienes como penitencia agradable a Dios.

CANTO: (Mientras se va pasando por el pesebre

CUANDO EL POBRE NADA TIENE Y AÚN REPARTE, / cuando un hombre pasa sed y agua nos de, / cuando el débil a su hermano fortalece,VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR (2)

2. Cuando un hombre sufre y logra su consuelo, / cuando espera y no se cansa de esperar, / cuando amamos, aunque el odio nos rodee,VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR (2)

3. Cuando crece la alegría y nos inunda, / cuando un hombre donde hay guerra pone paz, / cuando amamos el sentir de los sencillos, VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR (2)

4. Cuando abunda el bien y llena los hogares, / cuando un hombre donde hay guerra pone paz, / cuando hermano, le llamamos al extraño, / VA DIOS MISMO EN NUESTRO MISMO CAMINAR (2).

 

CELEBRANTE

Oremos: Alcanzados, Señor por tu misericordia infinita, te pedimos hagas fecundos nuestros buenos propósitos y dispongas nuestro corazón y el de todos los hombres para celebrar con alegría la Navidad. Por JCNS

Bendición final