Volver a Evangelistas

ENCUENTRO DE ORACIÓN ARCIPRESTAL 2009

SAN BASILIO EL GRANDE

3 Resurrección

-Tres encuentros con el resucitado-

Preparativos:
Cañón proyector
Ordenador portátil con una presentación de power point
Panel grande para escribir
Rotuladores
Panel grande  dibujo de un camino
Huellas de papel recortadas
Cirio Pascual con esponja de la floristería alrededor
Flores y tallos verdes para pinchar en la esponja

PRESENTACIÓN

Como en Adviento y en Cuaresma, también en el Tiempo Pascual, nos reunimos gente de las distintas parroquias del Arciprestazgo de Delicias-Legazpi para orar.
Bienvenidos todos. Queremos que os encontréis a gusto, como en vuestras parroquias, como en familia. A todos nos ha convocado el Señor esta tarde. Nos sentimos como una gran familia reunida para compartir algo que da sentido a nuestras vidas: Nuestra fe en Jesús Resucitado.
Y en este tiempo de pascua tenemos muchos textos bíblicos cargados de mensajes: los encuentros de Jesús con María Magdalena, con Tomás, con los de Emaús, con la comunidad….. Hoy vamos a contemplar tres encuentros de Jesús Resucitado.
Después de cada texto bíblico haremos silencio para dejar que la Palabra haga eco en nosotros y a continuación haremos una oración, haremos algún gesto o presentaremos un símbolo que nos ayude a interiorizar la Palabra y responderemos con un canto.
Hemos querido que participen todas las parroquias. Así nos sentimos más corresponsables, más unidos, más pueblo de Dios en este barrio de Delicias-Legazpi.

Comenzamos con un canto que en sus distintas estrofas nos va recordando distintos encuentros con Jesús Resucitado. Nos puede así ayudar a introducirnos en la oración.

IMAGEN  Libro - Viñeta

CANTO

1. El está vivo, tu lo has visto, / habla María Magdalena. / En aquel huerto, de pie y a la luz, / dijo María y era Jesús

LO HEMOS VISTO RESUCITADO, / SOMOS TESTIGOS DE SU VERDAD. / EL HA VENIDO Y VOLVERÁ. / AMEN, ALELUYA. / AMEN, ALELUYA.

2. El corazón les ardía a los dos / por el camino de Emaús. / El se mostró y le reconocieron / en la fracción del pan

3. Eran once, dice la Escritura, / la noche cubría Jerusalén. / Se apareció y les mostró sus heridas. / Les entregó el Espíritu Santo.

4. Fue Jesús quien le invitó / a que se acercara, era Tomás. / Señor mío y Dios mío, / dijo tocando sus llagas.

 

IMAGEN (Icono – mujeres en el sepulcro)

 

1. Las mujeres

MONITOR:
El primer encuentro del Resucitado que vamos a contemplar es con las mujeres. El Resucitado cuenta con las mujeres para que sean los primeros testigos. Es significativo que cuente precisamente con ellas, cuando en la sociedad judía de aquel tiempo la mujer no era admitida como testigo en ningún juicio. Ellas son enviadas a anunciar la Resurrección a los demás discípulos. Escuchemos lo que nos dicen los evangelios.

 

LECTOR 1

Del Evangelio de Lucas (24, 1.10)

"El primer día de la semana, muy de mañana, las mujeres fueron al sepulcro llevando los aromas que habían preparado, y encontraron que la piedra del sepulcro había sido retirada. Entraron, pero no hallaron el cuerpo del Señor Jesús [...]
Fueron María Magdalena, Juana, María la de Santiago y las demás que estaban con ellas…

Del Evangelio de Juan (20,10-18)

María se quedó junto al sepulcro llorando. Sin dejar de llorar, volvió a asomarse al sepulcro,  y vio dos ángeles de blanco, sentados donde había estado el cuerpo de Jesús, uno a la cabecera y otro a los pies. Ellos le dijeron: "Mujer, ¿por qué lloras?" Ella les respondió: "Porque se han llevado a mi Señor, y no sé dónde le han puesto."
Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no lo reconoció.
Jesús le dijo: "Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?" Ella, pensando que era el encargado del huerto, le respondió: "Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré."

Entonces Jesús le dice: "María." Ella se vuelve y le dice en arameo:  "Rabboní" - que quiere decir: "Maestro"
Jesús le dijo:  vete donde mis hermanos y diles que voy a mi Padre, que es vuestro Padre; a mi Dios y vuestro Dios.
María Magdalena  se fue corriendo adonde estaban los discípulos y les anunció: He visto al Señor. Y les contó lo que le había dicho..

 

-Silencio- Música (Gloria de Vivaldi -2-)

 

IMÁGENES
Dos imágenes: Mujeres entrada sepulcro - Jesús y Mª Magdalena
Mujeres - sepulcro
Resucitado, ángeles, guardias, Mª Magdalena

Canto:
¡ALELUYA! ¡ALELUYA! ¡ALELUYA!
1. Mujeres santas de Jerusalén / al alba corren a ungir al señor. / De aromas llenan el amanecer. ¡Aleluya!

2. Abrid los ojos, la tumba mirad, / resucitado ya vive el señor. / Esta es la nueva que habéis de anunciar. ¡Aleluya!

3. Triunfó la vida, la muerte acabó, / ya mi Señor ha vencido en la cruz, /
el odio huya y brote el amor. ¡Aleluya!

MONITOR:
También las mujeres tuvieron mucha importancia en la formación de las primeras comunidades y colaboraron con sus haberes, sus capacidades y su entrega en la vida de éstas y en la extensión de la Buena Noticia del Evangelio por el Imperio Romano. Pablo deja testimonio de ello en varios textos. Vamos a escuchar varios nombres de mujeres en los agradecimientos que expresa al final de la Carta a los Romanos:

 

LECTOR 2

De la Carta de San Pablo a los Romanos

“Os recomiendo a Febe, nuestra hermana, diaconisa de la Iglesia de Cencreas.
Recibidla en el Señor de una manera digna de los santos, y asistidla en cualquier cosa que necesite de vosotros, pues ella ha sido protectora de muchos, incluso de mí mismo.

Saludad a Prisca y Aquila, colaboradores míos en Cristo Jesús.
Ellos expusieron sus cabezas para salvarme. Y no soy solo en agradecérselo, sino también todas las Iglesias de la gentilidad; saludad también a la Iglesia que se reúne en su casa…

Saludad a María, que se ha afanado mucho por vosotros.  Saludad a Andrónico y Junia, mis parientes y compañeros de prisión, ilustres entre los apóstoles, que llegaron a Cristo antes que yo...
Saludad a Trifena y a Trifosa, que se han fatigado en el Señor. Saludad a la amada Pérside, que trabajó mucho en el Señor…
Saludad a Rufo, el escogido del Señor; y a su madre, que lo es también mía. Saludad a Asíncrito y Flegonta, a Hermes, a Patrobas, a Hermas y a los hermanos que están con ellos...
Saludad a Filólogo y a Julia, a Nereo y a su hermana, lo mismo que a Olimpas y a todos los santos que están con ellos… “

Silencio breve

IMÁGENES
Miniatura
Códice

 

MONITOR
Gesto
En recuerdo y homenaje a las mujeres en que nos hemos apoyado para ser, vivir, creer, saber… vamos a plasmarlo en un pequeño gesto. Acompañados por la música de una de una mujer, Hildegarda de Bingen, música, escritora, mística, filósofa y del siglo XII.
Mientras suena la música, quien lo desee puede escribir en el panel de la izquierda el nombre de alguna mujer que haya sido especialmente importante en su vida personal como creyente y como persona.

 

2. En el camino

MONITOR
El segundo encuentro del Resucitado que vamos a contemplar es en el camino de Emaús. Nosotros también recorremos nuestro propio camino. Jesús se nos acerca, camina con nosotros. Pero la ceguera de nuestro corazón o el tener la cabeza en otras cosas o nuestras dudas y desconfianzas han hecho que no le reconozcamos.

IMAGEN (Caminantes Emaús)

LECTOR  3

EVANGELIO (Lc. 24)

 Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a una aldea llamada Emaús, distante unas dos leguas de Jerusalén; iban comentando todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús, en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. El les dijo: ¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino? Ellos se detuvieron preocupados. Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le replicó: ¿Eres tú el único forastero en Jerusalén, que no sabes lo que ha pasado allí estos días? El les preguntó: ¿Qué? Ellos le contestaron: Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras ante Dios y todo el pueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves, hace dos días que sucedió esto. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado, pues fueron muy de mañana al sepulcro, no encontraron su cuerpo, e incluso vinieron diciendo que habían visto una aparición de ángeles, que les habían dicho que estaba vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron.  Entonces Jesús les dijo: ¡Qué necios y torpes sois para creer lo que anunciaron los profetas! ¿No era preciso que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria?  Y comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura. Ya cerca de la aldea donde iban, él hizo ademán de seguir adelante, pero ellos le apremiaron diciendo: Quédate con nosotros porque atardece y el día va de caída. Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció. Ellos comentaron: ¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras? Y levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los once con sus compañeros, que estaban diciendo: Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón. Y ellos contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

-Silencio- Música (Air de J.S.Bach -4-)

IMÁGENES
Emaús clásico
Emaús clásico-2-
Emaús moderno
Emaús moderno

 

MONITOR
¡Cuántos caminos y qué distintos. Está el camino de los que viven tristes, y el de los que viven llenos de gozo. El camino de los que piensan en sí mismos y el de los que piensan en los demás. El camino de los últimos y el camino de los que van siempre a la cabeza. El camino de los que buscan y el camino de los satisfechos. El camino de los que van de un sitio para otro buscando trabajo sin encontrarlo…  El camino hacia los hospitales, hacia el mercado, el camino estrecho y accidentado, el camino que se hace largo…
En un panel encabezado por la frase: “En el camino nos sales al encuentro”,  hay un camino donde los que quieran ponen unas huellas que habrá en un canastillo. Cada uno puede expresar en voz alta a quienes pone en ese camino.

 

LECTOR 4
Camino de Emaús van dos discípulos,
huyendo de la angustia, el desencanto,
buscando en la distancia y el olvido
alivio al desconcierto y al fracaso.
Quisieran olvidar, pero no pueden,
la imagen del profeta malogrado
se impone todavía, y la nostalgia;
caminan recordando, cabizbajos.
Un nuevo caminante está con ellos,
interpela y enseña, disfrazado,
los reprende, los urge, los enciende;
-¡oh Dios, qué forastero más cercano!
Quédate con nosotros, que ya es tarde,
quédate, compañero, a nuestro lado,
quédate con nosotros ángel bueno,
ángel de los caminos encontrado,
comparte nuestros pobres alimentos,
y goza con nosotros del descanso.
El huésped tomó el pan y lo bendijo,
ardiendo el corazón, nuevo Cenáculo,
y parte el pan, benditas manos, sigue
partiendo el pan y bendiciendo,
-¡oh Dios!, ¡pero si es él, Jesús resucitado!
Ya no está. ¿Dónde estás, Jesús Mesías?
Está en el corazón iluminado,
está partiendo el pan entre los pobres,
está resucitando en cada hermano

LECTOR 5

Encontrarte a ti, por el camino, puede ser muy comprometido:
puedes sacarnos de la inconsistencia de nuestras preocupaciones,
y hacernos volver allí donde te han crucificado ;
puedes encender nuestros corazones,
y entusiasmarnos para que llevemos tu luz por todo el mundo .
Y para vivir ese encuentro te nos ofreces,
como Palabra de Vida y como un trozo de Pan compartido.
Ahora, nosotros, como los de Emaús queremos decirte: QUÉDATE CON NOSOTROS

CANTO: QUÉDATE CON NOSOTROS, LA TARDE ESTÁ CAYENDO, QUÉDATE

Tú que has hecho camino con nosotros
tú que te has acercado a nuestras dudas,
a nuestros temores,
a nuestros desánimos:

CANTO: ¡QUÉDATE CON NOSOTROS, LA TARDE ESTÁ CAYENDO, QUEDATE!

Tú que nos has abierto la Escritura
y con tu palabra y tu presencia
has hecho arder nuestro corazón:

CANTO: ¡QUÉDATE CON NOSOTROS!

Tú que has aceptado no abandonarnos
al declinar el día,
tú que has compartido nuestro techo
y has partido para nosotros el pan :

CANTO: ¡QUÉDATE CON NOSOTROS!

Tú que nos has devuelto el ánimo
y has hecho renacer en nosotros el gozo ;
tú que nos envías a anunciar
a los que tienen miedo
que nos precedes en el camino
y nos preparas una mesa:

CANTO: ¡QUÉDATE CON NOSOTROS!

Tu cuerpo es el pan que nos congrega,
tu sangre es el vino de nuestra fiesta :
al reunirnos en tu Nombre,
tu Eucaristía se convierte para nosotros
en esperanza de una vida siempre nueva .

CANTO: ¡QUEDATE CON NOSOTROS!

 

 

3. LA COMUNIDAD

IMAGEN (Resucitado)

MONITOR
El tercer encuentro que contemplamos es con la Comunidad.
Cuando el Señor que vive no es el centro de la comunidad, la consecuencia es un "estado de indigencia" que se manifiesta en oscuridad, miedo y encerramiento, dudas y desconfianza, desencanto, dispersión y trabajo estéril .
Pero el Resucitado se acerca como Presencia viva que da Vida:  se deja ver, sale al paso, habla, interpela, corrige, anima, comunica paz y alegría, da el Espíritu.

LECTOR 6

EVANGELIO    (Juan 20,19-31)

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: “Paz a vosotros.” Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: “Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado así también os envió yo.” Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.”  Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: “Hemos visto al Señor.” Pero él les contestó: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.” A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: “Paz a vosotros.” Luego dijo a Tomás: “Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.” Contestó Tomás: “¡Señor mío y Dios mío!” Jesús le dijo: “¿Por qué me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.”

-Silencio- Música (And the Glory of the Lord de Haendel -6-)
IMÁGENES
Tomás 1
Tomás 2
Dibujo Jesús ante mucha gente

LECTOR 7

Una comunidad dice mucho cuando es de Jesús.
Cuando, habla de Jesús y no de sus reuniones.
Cuando anuncia a Jesús y no se anuncia a sí misma.
Cuando se gloria de Jesús y no de sus méritos.
Cuando se reúne en torno de Jesús y no en torno de sus problemas.
Cuando se extiende para Jesús y no para sí misma.
Cuando se apoya en Jesús  y no en su propia fuerza.
Cuando vive de Jesús y no vive de sí misma...

Una comunidad dice poco cuando habla de sí misma.
Cuando comunica sus propios méritos.
Cuando anuncia sus reuniones.
Cuando no da testimonio de su compromiso.
Cuando se gloría de sus valores.
Cuando se extiende en provecho propio.
Cuando vive para sí misma.
Cuando se apoya en sus fuerzas...

Una comunidad no se tambalea por los fallos, sino por la falta de fe.
No se debilita por los pecados, sino por olvido de Jesús.
No se queda pequeña por carencia de valores,
sino porque Jesús dentro de ella es pequeño.
No se ahoga por falta de aire fresco,
sino por asfixia de ausencia de Espíritu de Jesús.
Una comunidad sólo se pierde
cuando ha perdido a Jesús.
Una comunidad convence y llena
cuando es la comunidad de Jesús.

Una comunidad es fuerte,
cuando Jesús dentro de ella es fuerte.
Una comunidad pesa,
cuando Jesús dentro de ella tiene peso.
Una comunidad marcha unida,
cuando Jesús está en medio.
Una comunidad se extiende,
cuando extiende a Jesús.
Una comunidad convence y llena,
cuando es la comunidad de Jesús.

IMAGEN
Jesús con los Once-cena

CANTO

CUANDO ESTAMOS REUNIDOS EN TU NOMBRE, / EN MEDIO DE NOSOTROS, / EN MEDIO DE NOSOTROS, / EN MEDIO DE NOSOTROS ESTÁS TÚ.

  1. En medio de nosotros, / animando el encuentro, / alzando las plegarias, / avivando la fe, avivando la fe.

 

IMAGEN:
Jesús – comunidad (doble imagen)

  1. En medio de vosotros, / hermanando caminos, / uniendo corazones, / encendiendo el amor, encendiendo el amor

 

  1. En medio de nosotros / alumbrando senderos, / en medio de los odios, / construyendo la paz, construyendo la paz.

IMAGEN
Jesús – comunidad (terminado en triángulo)

MONITOR:
 En medio de la comunidad tiene que estar Jesús. El cirio pascual nos recuerda esta presencia. Ahora vamos pinchando en la base del cirio tallos y flores expresando en voz alta lo que simboliza para nosotros y lo que deseamos y pedimos al Señor para nuestras comunidades.

 

DESPEDIDA
Vamos a finalizar este encuentro invocando al Espíritu Santo, pidiéndole su fuerza y su vida para estas siete parroquias del Arciprestazgo.
Ojalá sea Él el protagonista en cada una de nuestras parroquias. Ojalá sea Él que nos una y nos anime a vivir en este barrio de Delicias Legazpi como verdaderos testigos de Jesús.

IMAGEN
Foto Vigilia Pascual
Resucitado-cruz-nubes

CANTO
Ven a nosotros, Espíritu de Dios;
venga tu Reino de justicia y de paz;
Reino de vida, amor y libertad;
eres nuestra luz y fortaleza