<< Para imprimir los textos haga click aquí  

CUARESMA DE LA ALEGRÍA

Volver a menú principal


 Cuaresma de la alegría.

Cuando faltan cuarenta días para la gran fiesta cristiana, la Fiesta, se toca un clarinazo de preparación. No es un tiempo de tristeza. La preparación es ya parte del misterio pascual.

Van a ser tres largos meses de fiesta: primero, cuarenta días de tensa espera; después, el gozoso día de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, el Día, la Pascua, el triunfo de la vida sobre la muerte; en conclusión, cincuenta días más, asimilando y viviendo el misterio. Es que un día es poco para tanta verdad y para tanta alegría. Hay que prolongar el tiempo y dosificar el alimento. Hay que acostumbrarse a tanta dicha. El deseo de la Iglesia es que esa Fiesta no termine nunca, que ese Día no tenga ocaso. Por eso, el primer anuncio de la Cuaresma es de alegría. No penséis, por favor, en mortificaciones y en complejos de culpa. Vivir en la negatividad es hasta blasfemo. No mortificaciones, sino vivificaciones; no penitencias, sino conversión; no culpa, sino gracia.

El Dios de la vida, que sacó a su Hijo de la muerte, nos llama a todos a vivir. Cada victoria sobre nuestro egoísmo es ya una parte de Pascua. ¿Por qué ha de ser la Cuaresma un tiempo antipático? ¿Y por qué sólo un tiempo de preparación?

No hablemos, pues, solamente de mortificaciones. sino de libertad: no hablemos nada más de ayunos y limosnas, sino de solidaridad; no hablemos sólo de oraciones, sino de oración; no "busquemos" sufrimientos, sino aceptemos y compartamos los sufrimientos, para superar todo sufrimiento.

-- Cuaresma de vida.

Si la Pascua es el triunfo de la vida sobre la muerte, la dimensión pascual de la Cuaresma empieza ya a propiciar y anticipar este triunfo. Se trata de una vida en calidad. Es lo que llamamos conversión. Y si quereis, vamos a llamarlo cruz, pero no una cruz que mata, sino que vivifica.

-- Conviértete al ser. El ser es vida y felicidad. Cuando sientes tu vida interior, cuando te sientes crecer, cuando captas el chispazo creador, cuando te centras en el amor, cuando captas y compartes la vida de los demás, cuando te abres a la vida en general, cuando te adentras en el misterio vital, entonces entiendes lo que es libertad y el gozo de existir.

Te conviertes, no en poseedor, sino en adorador; no en un coleccionista, sino en un artista; no en un repetidor, sino en un creador. El que «es» siente, vibra, crea, crece, ama, vive. Es vida en calidad. Crucifica el tener. El tener es apego, endurecimiento, idolatría. El tener te cosifica y te deshumaniza. Puede que ganes vida en cantidad, pero la pierdes en calidad. El tener es un ídolo que exige un culto de alto precio a cambio de nada. Vendes tu libertad y tus derechos de primogenitura a cambio de un plato de lentejas. El tener pone un sello economicista en todo tu trabajo y en todas tus relaciones. En adelante, no tendrás tú las cosas, serán las cosas las que te tengan a ti. ¡Esclavo! Crucifica el ansia de tener, la avaricia, la cosificación de la vida. Entonces podrás ser, y podrás tener cosas, pero redimidas, como medio, no como fin, y serás libre. Dicen que es bueno darse una vuelta por el Corte Inglés, para darte cuenta de las cosas que no necesitas para ser feliz. Porque feliz no es el que más tiene, sino el que menos necesita.

-- Conviértete al amar o a la solidaridad

La vida y la felicidad y la realización del hombre están en el amar, en el sentir, en el com-padecer, en el compartir, en el vivir con y para los demás. Nuestro vivir es con-vivir y comunicarse y unirse. Con esto, no solamente imitamos a Dios, que es comunión de vida, hechos a su imagen y semejanza, sino que hacemos presente a Dios, sacramentalizándolo en nuestra vida.

El hombre se define más como un animal que ama, que como un animal que piensa. Vivir en solidaridad es calidad de vida, porque el otro es para ti, no rival, sino complemento, estímulo, fuente de tu propia personalidad.

--Crucifica el egoísmo y el individualismo. Rompe esa tendencia a encerrarte y clausurarte en ti mismo. Crucifica a tu Narciso. Este egoísmo va matando en ti el amor, que es la auténtica vida: «el que no ama está muerto». El individualismo te convierte en un ser odioso y receloso. El narcisismo te convierte en un ser infantil y estúpido.

El egoísmo insolidario es también injusto, por no ofrecer a los demás lo que tienen derecho a recibir de ti. Debes compartir tus bienes y tus talentos, que para eso se te han dado.

Conviértete de esa cómoda postura egocéntrica e insolidaria. Sal de tu refugio y ponte en camino, con los ojos, las manos y el corazón bien abiertos; enseguida encontrarás compañeros de viaje y hombres tirados en la cuneta; no cierres los ojos ni pases de largo; acércate, compadécete, solidarízate. Aprenderás la alegría del compartir.

--Conviértete al orar.

Orar es abrirte al ser, dejarte invadir por la presencia del Ser, que es Amigo, contemplar, agradecer, adorar, amar. Orar es entrar dentro de ti mismo, hasta llegar hasta tu más íntima intimidad, que es Fuente de ser. Es entrar en la dimensión de Dios, que se hace presente en las demás personas, en los acontecimientos de la vida, en la naturaleza toda; y orar es dejarse interpelar por la palabra de Dios, que se ha hecho vida en Cristo Jesús. El sigue hablando, porque es «libro vivo». Orar es entrar en la profundidad de todo, ver y escuchar y sentir y comprender y trabajar y relacionarse y amar en verdad y profundidad. Ahí, en lo profundo, encontramos a Dios. Lo mismo da que cantemos salmos o que atendamos al enfermo o que contemplemos el árbol o que andemos entre libros y pucheros. Dios está ahí.

--Crucifica tu superficialidad, tu horizontalismo, tu dispersión, tu algarabía interior. Hay mucho ruido en ti y poco fondo. Hay vacío.

Para poder orar, necesitas.

Podar cantidad de apegos y desviaciones. Los excesos en el tener, en el comer, en el placer, adormecen, embotan la sensibilidad e impiden el encuentro con lo trascendente.

Este ayuno purificador es un buen ejercicio cuaresmal.

Silenciar. Los ruidos, las distracciones, las preocupaciones impiden oír la palabra. Este es otro ayuno cuaresmal recomendado: ayunar de palabras y deseos inútiles. El silencio exterior e interior ayudan a entrar en el misterio.

Concentrar. Estamos dispersos, preocupados por tantas cosas, divididos en muchas partes, a veces rotos. Complicados, agitados, inquietos, nerviosos. Nos falta tiempo, sólo tenemos prisa. Así no podemos ni queremos orar. El orar nos parece una complicación más y una solemne pérdida de tiempo.

Pero el tiempo es algo que el hombre debe ir tejiendo por sí mismo y llegar a ser su señor. Es cuestión de pacificarse. Entonces disfrutarás del tiempo, de los trabajos, de las cosas. Es cuestión de relativizar y buscar prioridades, aceptando limitaciones. Es cuestión de organizarse. La Cuaresma te puede ayudar a comprender que sólo una cosa es necesaria: Dios.

«Orar es contemplar la realidad y transformarla en amanecer del Reino» (José A. García-Monge).

CARITAS
LA MANO AMIGA DE DIOS
CUARESMA Y PASCUA 1990.Págs. 17-20